Naturaleza

Leer más sobre

Naturaleza

Cabo Verde disfruta de un clima cálido y seco durante la mayor parte del año, con temperaturas medias que oscilan entre los 22 y los 28 grados. Las temperaturas apenas descienden por debajo de los 20 ° C por la noche y la temperatura del agua se acerca a la temperatura del aire.

La naturaleza de Boavista es única. Es la isla más al este del archipiélago de Cabo Verde, a unos 455 km de la costa africana. Tiene una superficie de 620 km2 lo que la convierte en la tercera isla más grande del archipiélago, con forma pentagonal. Sus dimensiones, en dirección norte-sur, alcanzan los 31 km, mientras que en dirección este-oeste son unos 29 km.

La isla está formada por rocas sedimentarias con afloramientos eruptivos en el área de Rabil y Fundo das Figueiras, y las superficies son generalmente bastante planas. El Pico d'Estancia, a 387 metros, es el punto más alto de la isla. Entre la vegetación se encuentran varias especies de palmeras y otras tienen tres o más troncos que salen de la misma base. Llena de dunas que le dan un paisaje lunar, la isla cuenta con 55 km de hermosas playas de arena blanca y agua esmeralda, características que hacen de Boavista un destino turístico excepcional.

55 kilómetros de playas
300 especies animales
755 especies de plantas
630 kilómetros cuadrados

Verano sin fin

En la isla de Boavista las previsiones meteorológicas siempre son buenas. Prácticamente casi todo el año. Las condiciones climáticas te permiten viajar a la isla en cualquier época del año.

A medio camino entre los trópicos del cáncer y el ecuador, Cabo Verde disfruta de un clima cálido y seco durante la mayor parte del año, con temperaturas medias que oscilan entre los 22 y los 28 grados. En los meses más fríos (enero y febrero), los vientos alisios del noreste cambian las condiciones climáticas, soplan más y en ocasiones arrastran nubes de arena que crean una neblina de polvo fino, denominada “Bruma Seca”.

En primavera, esto es en los meses de marzo, abril y mayo, el viento es menos constante pero con rachas frecuentes, mientras que las temperaturas aumentan algunos grados. El invierno y la primavera son muy parecidos y hay años en los que están casi “invertidos”. Las lluvias se dan principalmente a finales del verano, cuando las temperaturas empiezan a bajar (en julio y agosto también llega a los 32 ° C) y durante algunos días puede llover, pero aun así, nunca llueve durante más de 24 horas seguidas.

El otoño no parece existir: septiembre, octubre y noviembre se convierten alternativamente en verano o invierno, dependiendo del período en el que el viento se siente más o menos.

La isla de Boavista es la continuación natural del desierto del Sahara en miniatura, con un clima árido y un cielo casi sereno, intercalado con veloces nubes blancas que atraviesan el cielo.